Históricamente esta opción de obtener un patrimonio atractivo para jubilarse invirtiendo en Wall Street estaba reservada a personas con conocimientos de inversión y/o grandes capitales con asesoramiento de expertos. Todo ello cambio en Latinoamérica gracias a Quiena Automática, porque permite que todos puedan hacerlo, sin importar el patrimonio que tengan o su nivel de conocimiento. En esta nota te explicaremos como lo hacemos.
El primer paso es definir nuestro objetivo: ¿cuánto dinero queremos tener al jubilarnos? Para eso, debemos establecer a qué edad queremos jubilarnos y qué nivel de ingresos mensuales pretendemos para nuestros años de retiro. Con eso dos números y asumiendo un promedio de vida post-retiro de 20
años, podemos estimar qué cantidad de dinero deberíamos juntar durante los próximos años. Como te contamos en otro artículo, el dólar también sufre de inflación, por lo cual consideraremos que el costo de vida en dólares aumentará a un 2.6% anual, lo cual es el promedio geométrico de los últimos 100 años. Por ende, cuantos más años nos falten para jubilarnos, más dinero deberemos juntar, nominalmente hablando, pero es importante recordar que el poder de compra futuro será el mismo en
todos los casos.

Por ejemplo, para alcanzar un ingreso mensual equivalente a U$S 1.500 actuales dentro de 30 años, debemos alcanzar un total ahorrado de U$S 806.436 para la edad en que nos jubilemos. Esto es, sin duda, una suma considerable para la gran mayoría de los latinoamericanos, ya que implicaría un ahorro mensual promedio de U$S 2.240. Por suerte, si en lugar de simplemente ahorrar ese dinero, lo invertimos con Quiena Automática, los números cambian. Veamos cuanto necesitaríamos invertir por
mes para lograr el mismo objetivo de acuerdo al perfil de inversor:

Inversión por mes en dólares en Quiena Automática por tipo de perfil de inversor

Parece magia, pero es simplemente el poder del interés compuesto. Al invertir en una cartera diversificada y administrada de forma óptima, como lo hace Quiena Automática, es posible lograr rendimientos anuales promedio entre el 5 y 14%. Esto nos permite alcanzar nuestro objetivo invirtiendo sumas indica-
das. ¿Qué perfil de riesgo deberíamos elegir? Esa respuesta dependerá de muchos factores y en Quiena podemos ayudarte a determinar la mejor cartera para tu caso particular, pero como regla general cuantos más años queden para jubilarse, mayor debería ser el riesgo asumido. Por el contrario, a medida que nos acerquemos a nuestra fecha de retiro, debemos moderar el riesgo de nuestra cartera, ya que tendremos menos años para recuperarnos de eventuales bajas del mercado.

Ahorro vs Inversión (100 usd mensuales)

La jubilación puede parecer un problema muy lejano para algunos, pero es precisamente ahora el momento de ocuparnos de resolver esta pregunta. Como muestra el gráfico anterior, el tiempo juega a nuestro favor, por lo cual cuanto antes comencemos a invertir, menor será el dinero requerido y mayores nuestras chances de éxito. Alguna gente podrá pensar que todo esto es innecesario, argumentando que el estado se hará cargo de su jubilación. Seguramente cambien de opinión al conocer el promedio mensual de las jubilaciones en latinoamerica: U$S 200. Definitivamente una cifra para nada alentadora, salvo que queramos vivir los últimos años de nuestra vida con un salario por debajo del mínimo actual (U$S 312 en Latinoamérica). Para empeorar aún más el panorama, los sistemas previsionales de la mayoría de los países están quebrados, por lo cual las jubilaciones serán cada vez menores (o inexistentes).

No es nuestro objetivo explicar en detalle la problemática de los distintos esquemas jubilatorios ni proponer cambios a nivel estado. Sólo basta con entender la dinámica básica de los sistemas actuales: el sector de la población que trabaja paga los sueldos de los jubilados. Los avances en la medicina y la tecnología de las últimas décadas han alargado considerablemente la expectativa de vida del ser humano, algo claramente muy positivo. Sin embargo, esta nueva longevidad trae aparejado un gran problema: cada vez tenemos más jubilados por cada trabajador que aporta. La ecuación, cada día, cierra menos. Queda, entonces, descartada la jubilación como opción para nuestra vejez. Puede que exista como que no, pero lo que sí sabemos es que no podemos contar con ella para sustentarnos.

Existe otra posible opción, utilizada por muchos: seguros de retiro privado. Si bien es una alternativa preferible a la jubilación estatal, es más cara que la opción auto-administrada que ofrece Quiena Automática y posee algunas serias falencias. En primer lugar, el dinero que aportamos deja de ser nuestro y pasa a manos de la aseguradora, quien a cambio nos ofrece una promesa de pago futuro. Si la empresa llegará a quebrar, nuestro dinero se perdería. En segundo lugar, los aportes acumulados no pueden retirarse antes de tiempo o, en algunos casos, se puede, pero pagando grandes penalidades. Si bien esto evita la tentación de tocar el dinero antes de jubilarse, existen ciertos casos extremos donde sería conveniente poder acceder a estos fondos. Incluso ante una muerte prematura del beneficiario, esta plata se perdería. Por último, en caso de tratarse de una empresa local, corremos el riesgo de que en un futuro sea estatizada, como ya ha sucedido en el pasado en algunos países.

El método propuesto en esta nota, Quiena Automática, no posee ninguno de estos problemas. Las cuentas de Quiena son propiedad exclusiva del cliente, quien es la única persona autorizada a depositar o retirar fondos, y puede hacerlo cuando quiera, sin ningún tipo de restricción o penalidad. Aun en el caso de que nuestra empresa desapareciera, los activos quedarían intactos en el agente custodio y el cliente podría seguir operando mediante otro bróker. A esto se le suma el estricto control de distintos organismos norteamericanos, más los seguros de FDIC y SIPC. Tampoco existe ningún riesgo de confiscación o estatización por parte del estado, ya que la cartera se encuentra en Estados Unidos, un país con más de 200 años ininterrumpidos de respeto a la propiedad privada.

Como dije al principio de esta nota, el método “auto-administrado” de Quiena Automática es la opción más segura y eficiente. Ello lo decimos porque nos permite lograr nuestro objetivo de retiro con la menor cantidad de dinero invertido; y porque tenemos total control y acceso a nuestros activos.

Recordá que el tiempo está a tu favor, ¡no lo pierdas! Comenzá hoy a invertir bien en tu futuro retiro con Quiena Automática.