El sueño de la casa propia es algo que nos han inculcado a todos desde pequeños y muy pocas veces nos lo cuestionamos, ¿pero, hoy en día es realmente un objetivo que valga la pena? Si bien es un tema muy personal y no puramente financiero, en esta nota te contaremos porque creemos que hoy no es rentable este tipo de inversión. Te mostraremos algunas de las grandes desventajas de comprar una propiedad y como podrías vivir mejor obteniendo una rentabilidad por tu dinero en una opción muy práctica como Quiena Automática.

Durante las últimas décadas, el precio de las propiedades ha subido en todo el mundo y, especialmente en Latinoamérica, lo han hecho a una velocidad muy superior al de los sueldos. Mientras que el sueldo promedio neto de un profesional de la región ronda los U$S 1.200, el metro cuadrado promedio es de U$S 2.500, es decir que para acceder a un departamento de 50 m2 se necesitan 104 sueldos. Por otro lado, el alquiler promedio de ese mismo departamento es de U$S 260 mensuales. En base a estos números y con el objetivo de contemplar las distintas situaciones económicas de nuestros clientes, evaluaremos el caso imaginario de Juan durante distintas etapas de su vida. 

Juan tiene 23 años, acaba de salir de la facultad y comienza su primer trabajo, por el cual recibe U$S600 mensuales. Vive con sus padres, por lo que sus gastos son bajos y logra ahorrar U$S 400 por mes. Siendo un chico responsable, se propone comenzar a ahorrar para la casa propia: un modesto monoambiente de 30m2, para los cuales necesitaría U$S 75.000. Hace algunos cálculos y rápidamente se desalienta: considerando que las propiedades aumenten en promedio un 5% anualmente, necesitará 15 años para cumplir su objetivo.Afortunadamente, un amigo le recomienda que en lugar de simplemente acumular la plata, la invierta en Quiena Automática. A fin de convencerlo, le muestra el siguiente gráfico, basado en el retorno promedio de un perfil moderado durante los últimos 10 años

 

 

Motivado al ver que la inversión en Quiena Automática disminuye en 6 años el tiempo necesario para lograr su objetivo, decide seguir el consejo de su amigo. Y así, mes a mes, deposita y deja que el robot invierta su plata de la mejor manera, acercándolo cada vez más a su meta.

 

Siete años más tarde, ya con 30 años, Juan ha logrado acumular U$S 50.000 en su cuenta de inversión. Está alquilando un monoambiente y se está por casar. Su futura esposa no ha sido tan ahorrativa como él, no ha invertido y solamente ha logrado acumular U$S 20.000. Entre los dos suman U$S 70.000, por lo cual, con una pequeña ayuda de sus padres, podrían comprar un departamento. Cuando ya estaban decididos a hacerlo, reaparece el amigo de Juan y le plantea lo siguiente: ¿por qué no suma los U$S 20.000 ahorrados por la novia a los él y siguen invirtiendo? De esta manera, podrían comprar algo más grande en unos años y, además, no endeudarse. La futura mujer de Juan, más conservadora que él, duda y plantea que el departamento también es una inversión, que se apreciará con el tiempo y que además les permitirá ahorrar el alquiler. El amigo, nuevamente, les muestra en un gráfico porque es conveniente seguir invirtiendo en Quiena Automática en lugar de comprar una propiedad:

No sólo obtendrán más dinero al invertir sus ahorros, sino que también podrían alquilar una propiedad más grande. Es decir, no sólo lograrían un mayor patrimonio, sino que podrían tener una mejor calidad de vida en el presente. Seducidos por esta alternativa, el matrimonio hace cuentas y deciden que de los U$S 1.000 mensuales que pueden ahorrar entre ambos, destinarán U$S 250 al alquiler de un departamento más grande y el resto lo invertirán en Quiena Automática, junto a los U$S 70.000, en un portfolio de riesgo moderado. Y así lo hacen durante 10 años, alcanzando un ahorro de U$S 330.000 en su cuenta de inversión.

 

Ya con 40 años y 2 hijos, se les plantea nuevamente el dilema de comprar o no una propiedad. Han acumulado una suma considerable, por lo cual podrían acceder a un departamento similar a la que alquilan de 90m2. Pero ya más cómodos con la dinámica de los mercados y confiados en el poder de Quiena Automática para invertir de la forma más óptima, deciden repetir esta dinámica: con un poder de ahorro mayor, de U$S 1.500 mensuales, deciden ahora destinar U$S 500 a alquilar una casa más grande, de 120m2, e invertir los otros U$S 1.000 en Quiena Automática. Veinte años más tarde, ya cerca del retiro, deciden comparar nuevamente el desempeño de su cuenta de inversión contra el mercado inmobiliario:

 

Para su asombro, con el dinero de su cuenta de inversión pueden comprar 4 departamentos como el que habitan. Pero llegado este punto, nuestro matrimonio amigo ya ha entendido que invertir y alquilar es mucho más redituable que comprar, por lo cual bajan la exposición de riesgo de su cartera y se jubilan tempranamente, viviendo de sus inversiones.

 

Obviamente los montos, rendimientos y circunstancias podrán variar, pero lo que queda claro es que la inversión en el mercado de capitales nos permite lograr retornos muy superiores al inmobiliario. A esto, incluso, deberíamos sumar otro dos grandes factores que hacen todavía menos recomendable la
inversión en inmuebles: la falta de liquidez y los grandes costos de entrada y salida. A diferencia de una cartera de inversión, donde podemos liquidarla de forma total o parcial en cuestión de minutos, una propiedad tarda meses, o incluso años, en venderse. Y no podemos hacerlo de forma parcial: no podem-
os vender unos ladrillos para poder pagar un viaje, el estudio de nuestros hijos o alguna emergencia. Asimismo, los costos de compra y venta oscilan entre el 5 al 10%, dependiendo el país, mientras que el costo de operar en Quiena es irrisorio.

 

Como dijimos al inicio de la nota, el tema de la casa propia excede lo financiero y es una decisión muy personal. Sin embargo, creemos que es muy importante conocer que no es la única opción. Incluso, aun en el caso en que uno quiera perseguir este objetivo, Quiena puede ayudarte a lograrlo de forma mucho más rápida, como vimos en el primer ejemplo.

En otras palabras, sin importar cual sea tu decisión, invertir en Quiena Automática es una alternativa muy conveniente para tener tu plata bien invertida y alcanzar tus objetivos.

 

Regístrate Gratis